Saber o no saber, esa es la cuestión

Saber o no saber, esa es la cuestión

Vivimos en una sociedad cada vez más globalizada. Deténgase un momento y mire a su alrededor. Es muy probable que las cosas que vemos en nuestro entorno juntas sumen más millas náuticas y hayan pasado por más países del mundo que nosotros.

Hoy en día, la externalización de la fabricación forma parte inseparable de la mayoría de los negocios, hasta el punto de que ya no sorprende a los consumidores. No obstante, ¿cómo será un mundo en el que uno sabe exactamente quién ha fabricado ese artículo que acabamos de comprar y de dónde proviene? Ese es el mundo en el que ATG cree y en el que optamos por nadar contracorriente en lugar de seguir el flujo de la externalización.

En un modelo de industria en el que predomina la externalización, ATG® es y siempre será un fabricante tradicional que emplea las tecnologías más novedosas para proporcionar guantes líderes en su clase. Nos encargamos de todo el proceso y no externalizamos ninguna de nuestras actividades.

No externalizamos nada

Creemos que fabricar nuestros propios guantes ofrece innumerables beneficios. No obstante, en este artículo nos centraremos en el más importante: el control.

Control. ¿Control de qué exactamente?

  • Control del desarrollo I+D
  • Control de la transición de un nuevo producto desde la fase I+D hasta su fabricación
  • Control de la propiedad intelectual
  • Control de la calidad
  • Control del cumplimiento de la normativa
  • Control del trato que reciben las personas que fabrican nuestros productos

 

La lista es interminable, pero siempre vuelve al punto de partida: el control. En un mundo dominado por la externalización, cada vez con más frecuencia, las personas nos dicen que quieren estar seguros de que están tratando con el fabricante y no con una marca que descubren que está disponible con diferentes comercializadores y que, sin lugar a dudas, ha sido externalizada. ¿Dónde empieza todo?

Investigación y desarrollo

Simplificamos el proceso al integrar nuestras instalaciones de I+D en el corazón de nuestras instalaciones de producción para garantizar que las ideas y la tecnología que respaldan nuestros guantes tras su fase de desarrollo I+D no se pierden y se trasladan a la cadena de producción. Este sencillo enfoque también mejora la colaboración entre nuestros equipos de producción y desarrollo, y fomenta un intercambio de conocimiento más rápido, lo que a su vez lleva a una investigación más eficiente y reduce drásticamente el ciclo de desarrollo de cada producto nuevo o mejorado.

Fabricar guantes es como hacer un puzle: para resolverlo todas las piezas deben estar conectadas entre sí. Fabricar guantes es exactamente igual

John Taylor, presidente de ATG

Esta de determinación para adquirir conocimientos 

y experiencia no solo está presente en ATG, sino que además también colaboramos activamente con universidades líderes, industrias especializadas y expertos del sector. Este es uno de los motivos por los que ATG logra mantenerse a la cabeza de los últimos avances y descubrimientos científicos de la industria. Diseñamos y desarrollamos guantes que se adaptan perfectamente a las necesidades de los usuarios de hoy y de mañana. Al proporcionarles algo más que simplemente otro guante, sino una experiencia totalmente nueva, logramos garantizar a todos los usuarios una seguridad, comodidad e higiene ideales.

Más allá de la legislación

La higiene de los guantes es algo que ATG® se toma muy en serio. Es importante para el medioambiente, para los operarios que fabrican nuestros guantes y, por supuesto, para quienes los llevan puestos. Debido a una legislación cada vez más exigente y técnica, creemos que la mejor manera de garantizar que nuestros guantes la cumplan es fabricando los productos en nuestras propias instalaciones. La legislación REACH que entró en vigor en junio de 2007 es un ejemplo perfecto. Con un total de 849 páginas, se ha descrito como la legislación más completa y compleja para la regulación de las sustancias químicas. Ser propietarios de la tecnología detrás y dentro de nuestros guantes nos ha permitido obtener nuestra acreditación dermatológica mediante la colaboración con la Skin Health Alliance (SHA) que, por primera vez en el sector de la industria, otorga a los usuarios de guantes profesionales la confianza de que nuestra gama completa de guantes es dermatológicamente segura, ya que la ciencia y la investigación que los respalda son sólidos.

Calidad

La calidad no es algo que simplemente comprobamos al final de la cadena de producción. En realidad, es algo que integramos en nuestras instalaciones desde el principio del proceso hasta el final. Esto se logra gracias a equipos y campeones de la calidad que controlan la producción y aplican medidas correctoras como parte de su trabajo diario.

Al utilizar este enfoque, la calidad se ha entrelazado en la propia textura y cultura de la empresa. Esto se expresa oficialmente en la acreditación ISO 9001, que nosotros (al igual que muchas otras empresas) utilizamos como marco de trabajo para ayudarnos a proporcionar de manera sistemática guantes de alta calidad. Junto con la ISO 14001, contribuye a que nuestras operaciones de fabricación resulten más eficientes con una menor generación de residuos para respetar el medioambiente en el que operamos.

Todo en uno

Un diseño, desarrollo, producción, distribución, educación y asistencia impecables son responsabilidad y el resultado del esfuerzo conjunto de los múltiples equipos que trabajan en la cadena de suministro. En un modelo de industria en el que predomina la externalización, ATG® es y siempre será un fabricante tradicional que emplea las tecnologías más novedosas para proporcionar guantes líderes en su clase. Nos encargamos de todo el proceso y no externalizamos ninguna de nuestras actividades.